RADIO ONDA CERO - En Directo - Noticias - Deportes - Podcast - Programas. RADIO ondacero.es no está optimizada para Internet Explorer 6

Descárgate cualquiera de estos navegadores o solicítaselo a tu administrador si te conectas desde un equipo corporativo:

Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
PUBLICIDAD
El audio comenzará despues de la publicidad

Un guionista, un actor y una serie

Lo que nos quitó 2013

  • Aloña Fdez. Larrechi | @anade |
  • Madrid |
  •  | Actualizado el 27/12/2013 a las 11:01 horas

En estas entrañables fechas en las que es deporte nacional, e internacional, hacer listas sobre lo mejor y lo peor del año en cualquier categoría, ámbito y consideración, hoy quiero escribir sobre las tres grandes cosas que, este 2013 que ya agoniza, se llevó consigo. Dos de ellas sin avisar, una con una ansiosa cuenta atrás que nos acercaba hacia el temido, aunque necesario final, con más mierdo que placer a veces. Pero el caso es que éste año, con su supersticioso número final nos dejó sin un actor al que todos queríamos, un guionista al que su serie necesitaba más de lo que creíamos, y una serie que ya descansa en el olimpo de las grandes producciones televisivas.

Gandolfini James Gandolfini en una imagen promocional del reportaje tributo de HBO. | Foto: HBO

El 18 de marzo, víctima de un ataque al corazón, murió en Los Ángeles, Henry Bromell, escritor, guionista y director de cine y televisión nacido en 1947 en Nueva York. Con una extensa carrera a sus espaldas, Bromell trabajó, ya fuese como productor, como guionista o en ambos cargos, en series como Doctor en Alaska, las incomprendidas Cárnivale y Rubicón o la que le sirvió para hacerse con un Emmy póstumo al Mejor Guión, Homeland gracias a su magnífico trabajo en el episodio Q & A. A pesar de que podemos encontrar su nombre en los créditos finales de algunos episodios de la recientemente emitida tercera temporada, el último de ellos el tercero, a la vista del resultado final, su ausencia se ha notado quizá más de lo debido. Cierto es que cuando supimos de su muerte fuimos muchos los que nos preguntamos cómo repercutiría en la ficción su ausencia, pero sinceramente yo era de las optimistas, quizá porque desconocía el poder de su creatividad y de su pluma. A la vista de la última entrega, quizá Bromell se llevo consigo tramas y giros argumentales algo más jugosos que lo que finalmente hemos visto en la pantalla… Nunca lo sabremos.

Tres meses después, el 19 de junio, fallecía camino del Festival de Cine de Taormina el inolvidable James Gandolfini. A la temprana edad de 51 años nos decía adiós un actor tan poderoso como entrañable que, como recordaba Carlos Alsina en su monólogo de "La Brújula" el día después, para muchos siempre fue y será Tony Soprano. Pero había mucho más allá del temible mafioso que el dio a conocer, y precisamente en estos días podemos comprobarlo en el cine, con su último trabajo, Sobran las palabras, junto a la también televisiva Julia Louis Dreyfus. El destino nos arrebató la posibilidad de verle en la esperada versión norteamericana de Criminal Justice, o de simplemente disfrutar de su trabajo, mientras la vejez se establecía en él como en cualquier otro, ya fuese en la pantalla pequeña o en la grande. A modo de homenaje la cadena HBO, que tanto le debe, para qué negarlo, emitió el pasado 22 de diciembre el especial James Gandolfini: Tribute to a friend, treinta cinco minutos de homenaje, en los que sus compañeros de delante y detrás de las cámaras comparten sus experiencias con él y nos descubren secretos del rodaje. Además, en el reportaje disfrutamos de algunas de tomas falsas y descubrimos que, bajo ese despreciable ser, siempre hubo un hombre genial que disfrutaba haciendo sentir bien a los demás.

El 29 de septiembre la pena también la traía la tele, aunque en este caso era otro tipo de pena: programada, necesaria, deseada a la vez que temida. Y aunque muchos nos quedamos huérfanos cuando la pantalla se fue a negro y sonaba Baby Blue, poniendo punto y final a Breaking Bad. En los minutos previos, mientras asumíamos que el final había llegado, que los últimos segundos de nuestra serie favorita eran eso, los últimos segundos, decíamos adiós a Jesse Pinkman y a Walter White, agradecidos por tantos buenos momentos de genialidad televisiva, tristes por saber que no habría más. Y somos muchos los que la añoramos, y muchos los que  buscan “algo como Breaking Bad” sin saber que eso es imposible.

Sé que las tres pérdidas no son comparables, como sé que ha habido muchas más. Pero la primera por la repercusión que, a mi modo de ver, ha tenido en Homeland, y las dos últimas, por la que tuvieron en mi misma, merecen estar juntas, como aquello que 2013 nos robó e hizo que nos quedásemos un poco más sólos, televisivamente hablando.

Compartir en:
Aloña Fernández Larrechi
Imagen del Blog

Me gustan las historias por capítulos, las tramas eternas y los personajes que crecen a ambos lados de la pequeña pantalla. Siento curiosidad por las bandas sonoras, y me encanta conocer las localizaciones de una producción, por si están cerca de mi próximo viaje. Y cada semana en La Brújula, las series de televisión se acercan a la actualidad con la sección que lleva el nombre de este blog. Porque realidad y ficción nunca estuvieron tan cerca.

Entradas antiguas del blog

Suscríbete gratis a este blog.

Todos los Blogs de Radio Ondacero.es

Buscador

PUBLICIDAD
Blogs Relacionados

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Uniprex antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.